Tamańo de Texto:

01. Alcances del beneficio

 

Considerando que el consumo de combustible es el principal generador de costo para los transportistas, se buscaba que el transportista cuente con una mayor disponibilidad de recursos para prestar el servicio de transporte en mejores condiciones de calidad y seguridad.

 

En dicho contexto, se emitió el Decreto de Urgencia N° 012-2019, que tiene como objeto establecer medidas para fortalecer la seguridad vial y reducir la accidentabilidad en la prestación del servicio de transporte terrestre regular de personas de ámbito nacional y/o del servicio de transporte público terrestre de carga, mejorando las condiciones de calidad y seguridad del transporte en beneficio de la población, a partir de la devolución del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC).

 

De esta manera, los transportistas que prestan el servicio de transporte terrestre regular de personas de ámbito nacional y/o el servicio de transporte público terrestre de carga tiene derecho al beneficio de la devolución del equivalente al cincuenta y tres por ciento (53%) del ISC que forma parte del precio de venta del combustible diésel B5 y diésel B20 con un contenido de azufre menor o igual a 50ppm, por el plazo de tres (3) años, contados a partir del 01 de enero de 2020.

 

La devolución del ISC se efectúa en función de los galones de combustible diésel adquiridos por el transportista que presta el servicio de transporte terrestre regular de personas de ámbito nacional y/o el servicio de transporte público terrestre de carga, del distribuidor mayorista y/o minorista, o establecimiento de venta al público de combustibles. Dichos proveedores constituyen contribuyentes generadores de rentas de tercera categoría para efecto del Impuesto a la Renta y sujetos obligados al pago del Impuesto General a las Ventas (IGV) e Impuesto de Promoción Municipal (IPM) por la venta de los citados productos. Dicha adquisición se respaldará mediante comprobantes de pago electrónicos.